Ataque Psíquico

Los ataques psíquicos se envían principalmente para dañar a una persona, la víctima, o a su familia; y pueden ser proyectados en forma de pensamiento. Suelen darse por parte de familiares, amigos o conocidos, aunque puede darse por parte de desconocidos. La experiencia dice que el 98% de ataques psíquicos son causados por entorno familiar de la víctima y amistades íntimas, generalmente por celos aunque también por envidia y coraje. Cómo reconocer estos ataques psicológicos El daño de un ataque psíquico puede afectarte a nivel físico, mental, espiritual o mental. Los principales síntomas de los ataques psíquicos son:
-Grandes pesadillas vistas como muy reales. Constantes dolores en el mismo
lugar y tiempo así como constantes imágenes del atacante
-Sentirse agotado, cansado, con frecuencia sin ninguna razón aparente
-Tener dolores o enfermedad en algunas partes del cuerpo conocidas por el atacante
-Fuertes dolores de cabeza con mareos o vómitos, depresión
-Plantearse con frecuencia el propio objetivo vital
-Falta de concentración, sentirse observado y la percepción de cosas extrañas. Hay que tener en cuenta que aunque estos son síntomas de ataques psíquicos, debes descartar que no se trate de una enfermedad. También debes saber que el ataque psíquico se puede representar de diferentes formas y que hay maneras de contrarrestar sus efectos para protegernos de él.

Volver arriba